Jugando y siguiendo las reglas

Ser activo
Aprender a jugar con los demás es una parte importante del crecimiento. Pero, ¿qué pasa si tu hijo no espera su turno o trata de hacer trampa en los juegos? Mirá cómo hacer para que jueguen bien.
Jugando y siguiendo las reglas

El juego limpio es aprender y seguir las reglas, pero si son demasiado complicadas, ¿por qué no simplificarlas? En serpientes y escaleras, sólo sube las escaleras, pero evita las serpientes. Explicá las reglas antes del juego. Jugar limpio es tomar turnos y ser educado, ¡es mucho más importante que ganar! Fomentá la empatía preguntándole a tu hijo cómo piensa que la otra persona se siente acerca de una regla que se rompe o que pierde un juego.
Si tu pequeño se emociona mucho durante los juegos competitivos o no le gusta perder, intenta un juego cooperativo como por ejemplo mantener un globo en el aire. La competencia puede ser buena porque los motiva y los desafía. Si ganan, se sienten bien consigo mismos y si pierden, ¡siempre hay una próxima vez! Enfatizá el espíritu deportivo, si pierde podés decir: "¡Me ganaste! ¡Pero fue divertido! Vamos a jugar de nuevo. Y no olvides de alabarlos cuando lo hagan bien.
Cuando jugas con los niños en casa, ¿cómo te aseguras de que todos estén tranquilos y felices?

When it comes to rules there is always certain resistance. Games and outdoors activities are your best allies in reinforcing team-playing values.

Creando un curita

Creando un curita

Aprendé más
¡Ayuda! A mi hijo no le gustan los deportes

¡Ayuda! A mi hijo no le gustan los deportes

Aprendé más