Actividades previas

Hacé un alimentador de aves camuflado

Siguientes actividades
Cuidar a la naturaleza Cuidar a la naturaleza
  • Manualidad y Dibujo
    Manualidad y Dibujo
  • duration
    30 min
  • Interior
    Interior
  • years
    3 a 6 años

Los niños tienen una afinidad natural con los animales. El cuidado de las aves puede llevar a grandes conversaciones con tu hijo acerca de la vida. Aves, bebés, gatos y niños, todos ellos necesitan comida y agua. La actividad también le dará la oportunidad de hablar de los estilos de vida ecológicos de manera más general.

Hacé un alimentador de aves camuflado
Hacé un alimentador de aves camuflado

Necesitás:
- Dos botellas vacías de plástico, una grande y una chiquita
- Un palito
- Un pedazo de soga
- Pegamento
- Tijera (con supervisión de un adulto)
- Alpiste
- Un poco de agua

Estas son las instrucciones para leerle a los chicos...

Paso 1: La ayuda de un adulto es necesaria para esta tarea. Cortá ambas botellas por la mitad. Sólo necesitas las mitades inferiores, pero guardá las tapas para otra actividad.

Paso 2: Hacé pequeños agujeros a cada lado de las bases de la botella de agua, de 3 o 4cm desde la parte superior. Insertá el palito a través de los agujeros.

Paso 3: Hacé que el alimentador de aves se mezcle con la naturaleza y pegá algunas hojas en el exterior de las botellas. A las aves les va a encantar este esfuerzo extra. ¡Igual que tu perro o gato ama el esfuerzo que ponés al limpiar sus platos!

Paso 4: Una vez que el pegamento esté seco, atá la cuerda a cada extremo del palito, lo suficiente para colgar el alimentador. Los nudos deben estar apretados para que el alimentador de aves no se caiga. Llená una base con agua, la otra con alpiste, y colgá el alimentador en un árbol. Asegurate que puedas ver el alimentador, pero no puede estar demasiado cerca de una ventana o en un lugar donde los gatos podrían atrapar a las aves. Ahora esperá a tus amigos emplumados y anotá quién te visita. ¡Pronto tu patio estará lleno del canto de pájaros! ¿Qué sigue? No olvides llevar un registro de las aves y animales que visitan el jardín. También puede valer la pena variar la comida en diferentes temporadas del año; su veterinario le puede aconsejar.

Creá tu diario familiar

¿Aún querés jugar? ¡Descubrí una tonelada más de actividades!